Porqué adoptar y no comprar animales, la cruda realidad

Si estás pensando en adquirir una mascota deberías saber que hay muchos perros y gatos en protectoras, perreras municipales e incluso en manos de particulares que ya nos los quieren, esperando ser adoptados

Cuándo compras un animal en una tienda, criadero profesional o directamente de un particular, estás fomentando un negocio con vidas, las cuales en la gran mayoría de las ocasiones no son tratados con respeto si no como mera mercancía de trabajo y de hacer dinero.

Las hembras son usadas como fábricas reproductoras de cachorros y suelen vivir encerradas en jaulas de las que jamás salen. Su esperanza de vida es muy corta debido al maltrato constante al que están sometidas. Crían en cada celo sin descansar, lo recomendable es alternar criando un celo si y un celo no. Al no pasear nunca sus patas se atrofian y pierden musculatura, en muchos casos pierden pelo del estrés e incluso sufren infecciones de piel al no darles nunca la luz del sol, llegan un punto que sus órganos están destrozados y ya no producen cachorros sanos son sacrificadas.

Las hembras son usadas como fábricas reproductoras de cachorros y las mantienen encerradas en jaulas

Si visitas un criadero suelen mostrarte los cachorros fuera, sin dejarte acceder al interior o incluso sacarte el que ya previamente has elegido a través de una foto en su página web. No quieren que sus clientes vean lo que unos pocos llevamos años denunciando.

Una vez son destetados de la madre (siempre antes de lo recomendado, para ampliar el margen de venta), muchos van a parar a las tiendas de animales, donde vivirán encerrados en una vitrina de cristal las 24 horas del día. Las tiendas los venden sin ningún tipo de control sobre las familias, lo único que importa es que paguen el importe, como si de una camiseta de Zara se tratase, pero estamos hablando de un ser vivo, que siente, que sufre y que por desgracia no puede hacer, un animal completamente inocente que no ha hecho nada para merecer semejante trato y nace con la primera imagen de ver a su madre atada y maltratada.

criaderos ilegales

La mayoría son comprados por familias, las familias buenas los cuidarán para siempre y las familias malas los abandonarán en perreras municipales a la espera de que alguien los adopte o de que sean sacrificados. La minoría crece en la vitrina y no se llega a vender, como puede pasar con cualquier producto en cualquier otra tienda, no se vende porque no surge un comprador que quiera adquirirlo. Es entonces cuando la tienda de animales devuelve el cachorro al criadero, para que este a su vez devuelva el dinero a la tienda. Así lo tienen pactado la gran mayoría de empresas que se dedican a esto.

Pongo un ejemplo para verlo más claro:

Un criadero que administre cachorros a unas 30 tiendas en toda España puede tener una media de 5 cachorros devueltos al mes. Algunos se los quedará él para seguir con el ciclo de la cría y la venta, pero desgraciadamente la mayoría serán sacrificados. Esos cachorros habrán nacido para ser separados de su madre prematuramente, vivir en una vitrina unos meses y ser sacrificados siendo aún bebés de alrededor de 6 o 7 meses.

Cuando compramos fomentamos todo lo anterior y condenamos a algún animal al sacrificio. Si por el contrario evitamos la cría y rescatamos a un animal de la perrera, estamos evitando el sacrificio de un animal que ya está vivo y condenando a la cría de profesionales y particulares a su desaparición.

Este es un vídeo que relata lo que ocurre y no sólo en España:

Desde AUCMA os recomendamos la adopción y la esterilización de todas las mascotas, solo así conseguiremos perreras municipales vacías y sacrificio cero.

Recuerda, el perro de moda de hoy llenará las perreras de mañana, no seas cómplice.

¿Quieres ayudar? comparte, la información es nuestra mejor aliada para parar esto.

One Response

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.